Hablar como líder: la fuerza de la representación

 
¿Empleas elementos de actuación cuando estás presentando?

Liderazgo es actuación, representación, desempeño. Nunca más evidente que cuando hacemos una presentación.

Cuando te encuentras ante los accionistas de tu empresa o a los directivos de la organización, tienes que ser la estrella principal de la obra. Los líderes exitosos son actores natos que intuyen y conocen el valor de la actuación; desarrollan bien su rol e inspiran a otros para que puedan desempeñar el papel que les corresponde.

Tus habilidades para tener un buen desempeño actoral no cuentan solamente cuando estás en el escenario. Siempre que interactúas con otros, tienes los reflectores sobre de ti. La gente te juzga por la forma en que hablas, el tono de tu voz, la forma como te mueves y la manera en que respondes a las preguntas del público.

Si quieres aumentar tus habilidades de líder, aprende a comunicar tu mensaje, a conectarte con la audiencia, a usar tu voz y a manejar el lenguaje corporal.

  1. Desarrolla tu talento natural de líder. En una encuesta reciente que hizo la empresa Prezi, cerca del 70% de los entrevistados respondieron que saber comunicarse con la audiencia es un elemento vital para el buen desempeño profesional. Y en otro estudio, realizado por el Harvard Business Review, se encontró que las empresas que buscan personal, incluyen como requisito indispensable que se tengan conocimientos sólidos de comunicación y manejo de herramientas para presentaciones. Otro artículo del HBR, lo dice todo en el título: “Liderazgo es conversación”.  Cuando te presentas en público estás revelando quién eres.
  2. Hablar en público es solo una representación más. Todos desempeñamos diferentes roles a diario: en la empresa actuamos con nuestro equipo de trabajo de una manera, en un evento social interactuamos de otra y con el empleado de una tienda en un centro comercial, de otra. Entre más pronto comprendas que una presentación, aunque sea ante un público numeroso, es una actuación como cualquier otra, más rápido te liberarás de esa presión que no te permite actuar de forma natural. Para que el contenido de tu plática sea creíble, la audiencia te tiene que percibir natural, relajado y seguro de lo que estás diciendo.

El conocimiento y la experiencia ya la tienes, ahora deja que tu talento natural salga a la superficie. Con práctica lo podrás lograr.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *