Cómo refrescar una presentación añeja

 
A muchos nos ha tocado dar nuevamente una presentación que hicimos hace tiempo. Los motivos pueden ser varios: porque el cliente lo solicita, el jefe lo ordena o las circunstancias actuales lo ameritan.

Si aplicas los siguientes cambios podrás tener una presentación fortalecida que interese como si fuera la primera vez que tu audiencia la escucha, incluso para personas que la hayan presenciado anteriormente.

Te pongo una situación hipotética: te invito a que me acompañes en un recorrido en avión. Si viajas con frecuencia la experiencia te resultará irrelevante. Pero si te digo que vamos a realizar un viaje en un hidroavión, que el despegue y aterrizaje serán en un lago, la cosa cambia.

Lo mismo se aplica a tu presentación. Cambia el principio y el final y tendrás una versión diferente. Busca información nueva y revisa que los datos estén actualizados para que se sienta vigente. Estas modificaciones harán que se vea y se escuche como un documento nuevo.

Para ti también será una nueva experiencia. Tu presentación rediseñada te hará sentir que tienes en las manos un proyecto recién creado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *