Comunicación negativa

Arguing.

Los líderes exitosos hablan positivamente, combinan confianza con moderación y se expresan desde el corazón para inspirar a otros al cambio.

Te compartimos frases y situaciones que los verdaderos líderes evitan:

  1. Siempre lo hemos hecho así. Los líderes exitosos no pierden su tiempo conservando una rutina ancestral. En vez de eso se preguntan ¿por qué? Se preocupan por avanzar al siguiente nivel. Renuevan patrones si es necesario y siguen adelante.
  2. Honestamente, a decir verdad, son frases que aparentan reflejar honestidad pero no son más que una pérdida de tiempo. Cuando alguien te dice ”yo soy muy honesto” empiezas a dudar de él. No utilices esta muletilla, si quieres ser honesto sé directo y di las cosas como son para ti.
  3. No es mi problema. A los verdaderos líderes les encantan los retos que los enfrentan a problemas y y se enfocan a dar soluciones exitosas. No les importa llevarse el crédito y prefieren el respeto de su equipo por encima de un momento de reflectores.
  4. Evitan los sobrenombres e insultos cuando se refieren a otros. Las murmuraciones no son parte de su DNA. Se enfocan en lo positivo y saben que su influencia en el equipo es producto del trato respetuoso que le dé a cada uno de ellos.
  5. Eso es imposible. Algunas personas tienen una habilidad innata para destrozar los sueños de los demás. Los líderes exitosos no se intimidan ante la duda y se convencen de que se puede lograr. Les gusta explorar lo imposible y se rigen por el “yo puedo” y “cómo si”.
  6. Las cosas son como son. Estas son las palabras de los que viven convencidos de que no es posible cambiar el orden establecido. Sin embargo se sí pregunta: “qué pasa si…”. No pone límites y se enfoca en lo que puede cambiar.
  7. Yo trabajo solo. Quien quiera progresar sabe que los resultados multiplican su potencial al trabajar en equipo. El líder no se inhibe si tiene que decir que no sabe algo o que necesita ayuda para seguir adelante.
  8. Estoy harto de esta situación. Un buen líder sabe que las quejas sólo le restan energía y en lugar de reclamar a los demás busca una solución para resolver el problema.
  9. No me importa lo que digan ustedes. Un buen jefe toma en cuenta la opinión de sus subordinados, se conecta con ellos y busca satisfacer sus necesidades.

La próxima vez que vayas a usar una de estas frases, evítala, aplica lo contrario y estarás en camino a ser un líder exitoso.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *