Seis formas de simplificar un tema científico

 
Si alguna vez haz hecho una presentación para  gente de ciencias, sabrás que conectarse con los oyentes y manejar datos, representa un verdadero reto.  Los científicos son analíticos y esperan información clara, sintetizada y que les aporte datos interesantes.

Para captar su atención y mantenerlos interesados, toma en cuenta estos puntos:

  1. Comienza y cierra con una idea espectacular.  Abre la presentación con una pregunta o una afirmación impactante y poco a poco ve bajando a los detalles. Si eres un presentador con experiencia, cuenta una historia (storytelling) o utiliza una imagen que describa tu idea central. Al cerrar siempre regresa a la historia o la imagen del principio de manera que, se refuercen el tema de tu plática y los mensajes clave.
  2. No pierdas de vista el núcleo de tu presentación. Si te invitan a exponer un tema, asegúrate de que lo dominas y de estar preparado para responder las preguntas de la audiencia. Cuando se trate de temas de ciencia, un buen ejercicio es practicar la exposición con gente que sepa del tema para que veas qué tan clara es y si el nivel de conocimiento es el que corresponde con la audiencia. Cuando se manejan datos de ciencias exactas, es muy fácil perderse en explicaciones demasiado detalladas que puedan aburrir. Calcula bien el tiempo y selecciona los datos que son imprescindibles.
  3. En temas científicos no todo son números y fórmulas. Sin duda son importantes, pero podemos tener mayor comprensión y retención de la información, si utilizamos apoyos gráficos que describan el concepto. Infográficos, diagramas y videos interactivos, son un ejemplo.
  4. Menos es siempre más. Este principio se aplica tanto a la comunicación verbal, como a la selección de imágenes con que vas a ilustrar tus ideas. Si eres un presentador experimentado, utiliza pocas diapositivas con pocos textos y cuenta la historia que se tejió alrededor del concepto. Una buena regla de uso, es no utilizar más de tres incisos por imagen.  Si en una diapositiva, no tienes tres ideas que ayuden a la comprensión del concepto, elimínala.
  5. Utiliza otros elementos que hagan tu presentación didáctica. Una forma de hacer que la audiencia retenga información, es involucrándola en el tema de manera activa. Puedes pedirles que compartan su experiencia en el tema. Y si se cuenta con el tiempo suficiente, invitarlos a participar en una pequeña encuesta que sirva para enriquecer los datos científicos que después puedes compartir con ellos por internet.
  6. Sé tú mismo aunque la información no sea tuya. Cuando estés presentando conceptos que no son tuyos, una situación bastante frecuente en las exposiciones científicas, prepara la información y otorga el crédito al autor. El presentador que infunde confianza, tiene en tus manos las llaves para comunicarse con sus escuchas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *