Atrapa ideas

 
La mayoría de los grandes creadores: escritores, arquitectos, pintores, etc. cargan siempre una libreta en la que apuntan las ideas que en un momento inesperado, surgen como semillas de un concepto magistral.

¿Cuántas veces estando en medio del tráfico, sin poder avanzar, se te ha ocurrido una idea que puede ser el comienzo de un gran proyecto? ¿Cuántas ideas han empezado en un pedazo de servilleta en un café o en un bar? Llevar siempre una libreta es una herramienta poderosa para atrapar ideas y sueños:

  • Sirve como plataforma de despegue de ideas.
  • Es un vehículo para ejercitar la imaginación.
  • Sirve para llevar un registro del avance de proyectos.
  • En un panorama más amplio, nos ayuda a llevar un registro de nuestra historia de vida.
  • En estos cuadernos puedes escribir comentarios y dibujos en diferentes colores y hasta hacer un mapa mental o una tormenta de ideas que más tarde pongas en hojas más grandes para desarrollarlos.
  • Es mejor empezar el día escribiendo en un cuaderno en lugar de en la computadora, según algunos escritores.
  • La disciplina de escribir diariamente es una forma de ejercitar la mente mediante las palabras. Algunos autores aseguran que deben de escribirse 1,000 palabras al día.

¿Por qué es necesario llevar siempre un cuaderno?

  1. Las ideas surgen en los lugares más inesperados. Como el amor a primera vista los momentos especiales son raros, casi nunca se anuncian. No tienen horario, ni fecha en el calendario. Las musas se aparecen según les convenga. Puede ser cuando estás tomando una taza de café o cuando alguien cuanta una historia.
  2. Las ideas nunca surgen completas. Los proyectos necesitan nutrición y cuidados para desarrollarse y madurar. Si no se capturan, simplemente se olvidan.
  3. Las libretas son tierra fértil para las semillas creativas. Muchos jóvenes diseñadores, que se han educado en la era digital, utilizan hoja y papel para desarrollar sus ideas y una vez que las tienen claras, las pasan a la computadora. Moverse con lápiz y papel te da mayor movilidad y estimula la creatividad.
  4. Qué debes poner en tu cuaderno de ideas. No hay reglas específicas de lo que debe ponerse en el cuaderno. Todo lo que consideres que te puede servir para desarrollar una idea, entra: La cita de un autor, una fotografía, un recorte de periódico, una idea, dibujos (no aplica decir “NO porque dibujo feo”), la liga de un sitio interesante, etc.

Después de un tiempo de practicar y guardar tus ideas, te sorprenderás de los cambios que se presentarán en tus proyectos.

Agradecer y planear en tiempo presente

 
Muchos de nosotros, a medida que vamos madurando, nos damos cuenta que hay que agradecer a la vida por las cosas buenas que tenemos. En la juventud carecemos de mucha conciencia y no apreciamos el talento y las habilidades con que fuimos dotados.

Somos afortunados de tener una vida privilegiada, a pesar de todo lo complicada que resulta en este nuevo milenio. Tenemos la responsabilidad de agradecer a los que están cerca de nosotros, lo necesiten o no. Asimismo, debemos practicar la empatía con los que no corrieron con la misma suerte. Ambas son elecciones individuales: cada uno decide cuándo hacerlas.

Muchos vamos viviendo el día a día sin reflexionar; damos por hecho que todo está bien, sin detenemos a pensar que puede suceder algo inesperado que haga el mañana diferente.

Muchas personas no tienen la posibilidad de planear el mañana. El Dr. Atul Gawande, cirujano e investigador en salud pública, trata a pacientes con cáncer cuya vida está amenazada. Su principal preocupación no es evaluar cuáles son sus opciones clínicas, como lo haría un equipo médico convencional, si no que analiza desde otro ángulo: ¿Deben de seguir luchando o ha llegado el momento de desistir ante la enfermedad? ¿Para qué están luchando? El Dr. Gawande y su equipo tratan de definir qué es un buen día para este paciente y lo apoyan para que lo viva de la mejor manera, sea éste solo un día más o sea su último día. ¿Para ti qué es un buen día?

La mayoría de nosotros no estamos tomando decisiones que nos ubiquen entre la vida y la muerte. Nuestras decisiones se limitan a decidir qué hacer en nuestro equipo de trabajo, cómo hacer crecer nuestro negocio o qué camino debemos seguir. Nos enfocamos en pensar cuál es la mejor estrategia para lograr un mejor desempeño. El futuro se ve lejano.

Hay que detenernos a pensar: ¿Cómo son los días buenos para mi? ¿Qué estoy haciendo hoy para lograr que éste sea un buen día? ¿Qué tengo que agradecer y a quién? ¿Cómo puedo practicar la empatía?

Algunas de estas ideas fueron tomadas del blog The Story of Telling, de Bernadette Jiwa y del blog de Jeff Goins, Goins Writer.