Cómo tomar decisiones de una forma acertada

 

Todos los días tenemos que tomar decisiones importantes y otras que no lo son tanto. Muchas de ellas pueden ser oportunidades que cambien nuestra vida de manera radical. Mike Whitaker, coach de negocios profesional, nos dice: “ La vida no es algo que nos sucede, participamos en ella activamente de acuerdo a las decisiones que tomamos”.

La mayor parte de las personas aprende cometiendo errores. Los líderes exitosos deciden de otra manera: con disciplina y análisis ven cual es su mejor opción.

Cuando tengas que definir y decidir asuntos importantes, toma en cuenta tres aspectos fundamentales.

  1. No todas las decisiones tienen el mismo peso; la mayoría de la gente sabe que hay decisiones de diferente tamaño. Las pequeñas son las que te afectan en la vida diaria: que comerás hoy, la ropa que vas a ponerte, a qué hora llegarás a la oficina, etc. Aproximadamente tomamos 150 decisiones al día. No tenemos mucho tiempo para analizarlas y sus consecuencias son menores. Los líderes exitosos no pierden el tiempo con decisiones pequeñas, por eso delegan.
  2. Las decisiones medianas son las que pueden impactar tu vida en el siguiente año: decidir si te cambias de escuela, de casa o si aceptas a un compañero de roomate. Son decisiones que pueden afectar tu vida, pero no son tan importantes a largo plazo.
  3. Las decisiones con mayor peso son las que tenemos que tomar con una visión a más largo plazo. Son las que se relacionan con las metas y para las que debemos definir:
  • Cuáles son nuestras cinco metas primarias y qué necesitamos para mantenernos enfocados en ellas.
  • Cómo podemos identificar nuestras prioridades y ubicarlas dentro de una escala, para que en el momento en que tengamos que tomar una decisión importante, lo hagamos correctamente.
  • Debemos saber identificar cuando estamos ante un momento excepcional y cuales serán los beneficios si seguimos por ese camino.
  • Si te equivocaste, enfrenta que tomaste una mala decisión. La mayoría de las personas, tienen un gran problema cuando se trata de reconocer que cometieron una equivocación. Los verdaderos líderes reconocen qué es su error, ven cómo se puede corregir y lo hacen sin perder tiempo.
  • Evita situaciones tramposas. Aprende a identificar cuándo estás ante una posición vulnerable: con problemas personales, emocionales, cuando andas de prisa, enojado, cansado o enfermo. Si no sientes que estás al 100%, es mejor que digas: “En este momento no puedo tomar una decisión, es mejor que lo analice para identificar la mejor opción”. No todo se debe resolver inmediatamente y menos cuando se tratan asuntos importantes. Si tomamos una decisión de peso en un momento vulnerable, las consecuencias pueden ser lamentables, incluso pueden afectar nuestra trayectoria profesional o llegarse a convertir en una carga que arrastremos por largo tiempo. Las personas exitosas deciden de forma consciente.

Un libro que explora este tema, es The Decision Makeover de Mike Whitaker.