Resiliencia 5. La fuerza del perdón

liberacion_baja

 
Perdonar te libera. Si sientes que el resentimiento te está deteniendo y te quita fuerza, puedes intentar el cambio con la práctica del perdón. El resentimiento influye en nuestra salud física y mental y puede significar una carga que nos impida avanzar hacia una nueva etapa de vida.

A continuación, unas sugerencias para liberarte de situaciones que quieres dejar atrás.

  • Define la situación que te molesta y porqué no está bien. Coméntala con alguien cercano a ti y en quien confíes.
  • Comprométete contigo mismo(a) y comprende que el perdón es para que tú te sientas bien. No importa nadie más.
  • El perdón no necesariamente significa la reconciliación con una persona o sus acciones. Perdonar significa buscar tu tranquilidad personal y no tomar la situación de una manera personal.
  • Sitúate en una posición más neutral y actual. Reconoce que tu dolor proviene de la sensación de haber sido dañado(a) en algo muy profundo que pasó posiblemente hace dos, diez años y que se revive cuando lo traes a la memoria nuevamente.
  • Respira hondo, camina, mueve tu cuerpo para atenuar el sentimiento de malestar.
    Enfrenta que las cosas son cómo son y deja de tener esperanzas de que la situación va a cambiar.
  • Tú no tienes la capacidad de cambiar ciertas situaciones. No te corresponde modificar la realidad pero sí puedes hacer que tu vida sea más positiva, productiva y amorosa.
  • Pon tu energía en lograr nuevas metas, dirige tus esfuerzos hacia sitios apartados de la experiencia que te lastimó.
  • Una vida productiva y exitosa es la mejor recompensa para una autoestima lastimada. Rodéate de amor, belleza y buenos sentimientos.
  • Re-direcciona la forma en que ves tu pasado y recuerda que el perdón es un acto heroico.

 

Resiliencia 4. Meditación

meditacion

 
Meditación, un elemento para sanar. Los maestros de meditación nos dicen que la mente, la loca de la casa, salta constantemente del pasado al futuro y pocas veces se detiene en el presente. Asociaciones enfocadas al bienestar del planeta, están practicando lo que se conoce como Mindfullness y Body Scan, para aprender a manejar el estrés y los pensamientos negativos. Cuando hacemos una pausa y nos situamos en el presente, vemos que en él podemos sentar las bases sobre las cuales se darán los cambios que queremos.

Mindfulness, o concientización, es vivir en conciencia, en el aquí y el ahora; se basa en la atención y conciencia plena de la meditación budista. Jon Kabat-Zinn, entre otros, ha popularizado el concepto en Occidente. Entre más la practicamos, estamos mayor tiempo en el presente y podemos manejar mejor los pensamientos negativos, el enojo, la ira o la desesperación. Es una forma de hacerle frente al estrés. En internet podemos encontrar meditaciones guiadas que podemos descargar en la computadora o en el teléfono celular.
 
Para un escaneo del cuerpo: https://www.youtube.com/watch?v=D8oKWQiEWYs
Una meditación más corta:https://www.youtube.com/watch?v=XEPpmQ3aayg

Un buen video para reflexionar sobre el estrés es el de Kelly McGonigal en TED: http://www.ted.com/talks/kelly_mcgonigal_how_to_make_stress_your_friend

(Continuará).

Resiliencia 3. Practica la compasión

compasion_2
Practica la compasión. Cuando nos enfrentamos a nuestros miedos o a situaciones adversas y dolorosas, nos sentimos muy solos y pensamos que somos los únicos que padecemos. Es entonces que debemos practicar la auto-compasión, reconocer que no somos los únicos que sufrimos y nuestra recuperación será mucho más fácil.

La pausa-autocompasiva, es un ejercicio que consiste en reconocer lo que te está molestando y dedicarle por lo menos unos 10 minutos a la semana para definirlo y ver como lo vas a trabajar. Aquí algunos pensamientos que te pueden ayudar a tratarte de una manera más amable y permitirte la compasión:

  • “No soy la única persona que siente esto. Otras personas pasan por lo mismo”.
  • “No estoy solo/sola”.
  • “Las equivocaciones y el sufrimiento son parte de la vida”.
  • Permítete ser afectuoso contigo mismo en estos momentos de incertidumbre.
  • Perdónate por estos sentimientos y equivocaciones.
  • “Me acepto como soy”.
  • “Soy fuerte y puedo sobreponerme a lo sucedido”.
  • “Soy paciente y me tomo el tiempo necesario para sanar y seguir adelante”.

Una sociedad que nos exige un desempeño profesional de excelencia, nos obliga a compararnos constantemente con los demás, por ende muy poco tolerantes con nosotros mismos cuando cometemos un error. Practica estos ejercicios cuando lo sientas necesario, cuando tengas momentos de calma para que te sea más fácil experimentar la auto-compasión y la conciencia.

(Continuará).

Resiliencia 2. Enfrenta tus miedos

miedo_2

 
Enfrenta tus miedos. Hay situaciones en el aquí y el ahora que nos atemorizan y pueden llegar a paralizarnos. Nuestros miedos pueden ser muchos: hablar en público, a volar, a las alturas, a los espacios cerrados, a lo que pueda suceder en el país y en el mundo después de una elección.

  • Empieza con pequeñas dosis y poco a poco ve aumentando la intensidad. Si te pone nervioso hablar en público puedes empezar por hacer preguntas, a contar una historia en un grupo de amigos con los que te sientas en confianza. Después, tal vez ante un grupo mayor, en una clase o una reunión con los vecinos del condominio.
  • Repite el ejercicio y aumenta poco a poco la complejidad del ejercicio para tener mayor confianza ante lo que te enfrentas. Luego de unos meses tendrás un mejor desempeño ante lo que tanto miedo te provocaba.

El miedo no llega a desaparecer completamente pero sí te permitirá controlarlo mejor para que te enfoques  en el logro de tus metas, para ser más feliz.

(Continuará).

Resiliencia 1. Cambia la historia

cambia_historia_2

 
Ante situaciones que nos sobrepasan como la pérdida de un ser querido, el fracaso de un proyecto en el que pusimos todo nuestro capital, la pérdida de empleo, etc., reaccionamos como si no hubiera pasado para no enfrentar la angustia que nos produce. Evitamos que ese sentimiento suba a la superficie y se convierta en enojo, culpa o un dolor tan intenso que nos paralice.

Resiliencia es la capacidad de los seres humanos para reponernos ante la adversidad o una amenaza. Aun los más conscientes y con un alto control de sí mismos se pueden ver afectados por un acontecimiento desfavorable.

En un estudio realizado en 2014 por Myriam Mongrain del Departamento de Sicología de la Universidad de York, en Toronto, Canadá, se detectaron estudiantes que presentaban depresión y se les pidió que realizaran diferentes ejercicios para superarla.

Este primer ejercicio te puede ayudar a superar una situación conflictiva para que vuelvas a tu vida cotidiana.

Cambia la historia. Cuando algo malo nos sucede repetimos mentalmente el hecho una y otra vez; el dolor continuo no nos permite concentrarnos. La práctica conocida como Escritura Expresiva, nos ayuda a superar experiencias traumáticas y a enfrentar nuevos retos. Consiste en escribir de forma continua y libre durante 20 minutos, ideas sueltas sobre algo que nos preocupa para poder enfrentarlo profunda y reflexivamente. Tu meta es poner en papel pensamientos que te inquieten… no escribir tus memorias para la posteridad.

Durante cuatro días siéntate y escribe los sentimientos y pensamientos que te están afectando. Puedes escribir pensamientos de tu niñez o de otra etapa de tu vida que se relacionen con lo que está ocurriendo.

  • Encuentra tiempo y lugar en donde no te interrumpan.
  • Escribe de forma continua durante 20 minutos.
  • No te preocupes por la gramática y el estilo .
  • Escribe para ti.
  • Escribe cosas personales e importantes.
  • Trabaja sólo con lo que puedas manejar en este momento. No escribas sobre experiencias traumáticas o sentimientos que te sobrepasen. Si es necesario pide ayuda profesional.
  • Un paso opcional, si sientes que lo puedes hacer, deja pasar 4 días y trata de escribir desde la perspectiva de otra persona que esté involucrada en lo que estás analizando.

Una vez que hayas explorado los aspectos oscuros de la situación, podrás tratar de ver otros ángulos y definir tres aspectos positivos. Puedes entonces hacer otro ejercicio para sentirte más fuerte respecto al problema que te ocupa. Te tomará 10 minutos y lo debes practicar diariamente durante tres semanas.

Haz una lista de cinco cosas que te hagan feliz, que sean significativas o que enriquezcan tu vida. Pueden ser cosas tan sencillas e importantes como tener buena salud, haber resuelto un problema que te tenía preocupado o la lectura de un libro que te ha hecho reflexionar sobre la vida. La intención de este ejercicio es moverte hacia un estado mental más positivo que te permita replantear tu vida en general.
Piensa en algo que te sucedió hoy y que te hizo sentir irritación, enojo o frustración.
Describe la situación en unas cuantas frases.
Escribe entonces tres cosas positivas que te permitan ver el lado bueno de la situación. Un ejemplo: en la mañana perdiste el autobús cuando ibas rumbo al trabajo.

  • Te fuiste hasta la oficina caminando y pudiste hacer ejercicio.
  • Afortunadamente llegó otro autobús cinco minutos después de que perdiste uno.
  • No hubo mayor consecuencia en un evento que dentro de dos días ya habrás olvidado.

(Continuará).

El coyote y el correcaminos

coyote_bye

 
¿Recuerdan esas caricaturas animadas del coyote y el correcaminos, en donde el primero está tan obsesionado con atrapar al ave, que se mete el pie y cae en la trampa? El coyote pierde demasiado tiempo y energía tratando de adelantarse a las acciones del correcaminos, que olvida por completo cuál es el propósito final de lo que está haciendo.

Es humano y comprensible enfocarse de lleno en la competencia. Todas las empresas chicas o grandes tienen un correcaminos al que hay que atrapar. Pero, ¿qué tal si la competencia no es el reto más grande a superar? ¿qué tal si el miedo al fracaso, la complacencia con los clientes, la necesidad de mantener un determinado status o defender un producto deficiente, son los enemigos a vencer?

La meta final no es vencer a la competencia, es algo más grande. Hay que enfocarnos en el propósito final para evitar ser nuestro propio enemigo.

Tomado de Where Wile E. Coyote Went Wrong, de The Story of Telling.

Productividad

productividad_baja
 
Todos sabemos que para ser productivos necesitamos tener una meta, crear un plan y ejecutarlo. Y también sabemos que esto no siempre resulta. ¿Por qué? ¿Qué nos está deteniendo? ¿Qué tenemos que hacer para ser más productivos?

Para el logro de nuestras metas debemos tomar en cuenta cinco elementos importantes:

  1. Prioridades. Es cierto que muchas veces hacemos mucho, pero no necesariamente es lo más importante. Pregúntate: ¿qué es lo importante? Existe una regla que llaman el 80/20 en donde si terminas el 20% del trabajo tienes andado el 80% del camino hacia la meta. Hacer más del 20% es la mejor manera de completar un proyecto. Posponer ciertas labores puede se positivo cuando establecemos qué es lo más importante para el logro de nuestros objetivos. Si dejamos de lado acciones pequeñas para más tarde, podremos concentrarnos en lo más importante y así hacer las tareas que nos ayuden a lograr la meta. Siempre debemos evaluar los trabajos que vamos a realizar para poder establecer prioridades.Toma en cuenta cuánto tiempo te va a tomar realizar cada tarea y dedícale un tiempo específico. Programa cada actividad con reloj en mano. Esto te permitirá saber si vas en tiempo o retrasado y te ayudará a calcular de manera realista cuanto te toma cada tarea.
  2. Contexto. Los mejores sitios para trabajar son aquéllos en donde la gente tiene la suficiente privacidad para poder concentrarse en lo que está haciendo. Las interrupciones constantes por conversaciones de los compañeros, llamadas telefónicas, la entrada de personas que vienen a entregar paquetes, etc. contribuyen notablemente a bajar el rendimiento de quienes trabajan ahí.En estudios que miden el desempeño de los empleados, se ha encontrado que en las oficinas abiertas o poco aisladas la concentración de las personas se ve afectada de manera significativa. Contrastando, las empresas que proporcionaron un espacio personal y mayor libertad para actuar a sus empleados son las que obtienen mejores resultados en la productividad. Ciertas actividades requieren mucha concentración y silencio.¿Qué hacer cuando las interrupciones se siguen presentando? Si tienes una tarea importante encuentra un lugar en donde nadie te moleste. Si es posible, programa una reunión en la sala de juntas y quédate ahí durante una hora o más si es necesario para que termines.
  3. Incentivos. Muchas veces para terminar una tarea que no nos atrae es necesaria la motivación que puede ser:
    a.Positiva. Obtenemos una recompensa o premio. Por ejemplo: si logro la meta de ventas de este mes logro una bonificación.
    b.Negativa. Si no cumplimos con determinado objetivo tendremos una penalización: para tener derecho al estacionamiento dentro de la empresa necesitamos cumplir con un mínimo de ventas.
    Hay que entender que nuestras acciones o la omisión de éstas tienen consecuencias en uno u otro sentido.Y para todo es necesario la disciplina. En estudios realizados para medir el cumplimiento de metas se observó que el cumplimiento del 75% de las tareas se hace cuando hay un incentivo o premio. Sin embargo, esto aplica cuando se trata de metas o tareas a corto plazo.
  4. Hábitos. Es más fácil terminar nuestras tareas si las programamos. Hagamos una lista de tareas (check list) de 3 ó 4 actividades que sean prioritarias para que realmente nos enfoquemos a finalizarlas. Cuando hacemos listas demasiado largas corremos el peligro de angustiarnos y en lugar de abocarnos a cumplirlas posponemos las actividades que nos parecen demasiado complicadas. Construir o reemplazar hábitos toma en promedio 66 días, todo es cuestión de re-organizar nuestras rutinas para convertirlas en hábitos que nos motiven a concluir proyectos.
  5. Estado de ánimo. El humor al inicio del día determina cómo realizamos todas nuestras tareas a lo largo de la jornada. Si no tenemos buen ánimo al comenzar nuestro trabajo tenderemos a posponer asuntos que requieren de concentración y creatividad para completarlas.Si empezamos a trabajar con llamadas telefónicas constantes, respondiendo correos uno tras otro y preguntas de la gente a nuestro alrededor, lo más probable es que continuemos el resto del día reaccionando a todo como si fuéramos robots. Si establecemos que la primera hora de trabajo, ya en la oficina, será para planear y distribuir lo que haremos el resto de nuestra jornada, estaremos más centrados y enfocados a las tareas del día. A la larga seremos más productivos y más felices.

Metas

ciclista_baja

Pequeñas victorias para lograr metas extraordinarias

Para lograr nuestro proyecto de vida tenemos que armar algo así como un rompecabezas. Para verlo completo tenemos que encontrar la pieza correcta para cada lugar. Cuando lo conseguimos y vemos que una parte de la imagen se empieza a definir, nos sentimos emocionados. Como vas a dedicarle tiempo al proceso, más vale que lo disfrutes para que puedas terminarlo.

Con un proyecto de trabajo debe de ser lo mismo. Vas completando etapas que te permitirán lograr tu cometido. Si lo haces con la visión de que al final vas a tener un logro importante, será más placentero. Las pequeñas victorias van reforzando tu autoestima y tu sentimiento de éxito. Las actividades de la vida cotidiana son tan importantes como las que llaman mucho la atención. Para obtener lo grande y extraordinario es necesario que sucedan las pequeñas acciones que nos pueden parecer tediosas o insignificantes.

No esperes a que aparezcan oportunidades espectaculares, haz de lo ordinario lo extraordinario.
Orison Swett Marden, autor del movimiento New Thought.

Aquí tienes un video extraordinario que te ayudará a ver las metas desde otra perspectiva: http://www.ted.com/talks/matt_cutts_try_something_new_for_30_days

Bases para una buena comunicación

bases_comunicacion

La forma en que nos comunicamos para ser vistos como líderes es importante. Intervienen el tono, la voz, el lenguaje corporal, el vocabulario y algunas cosas más. Tener un líder que se sabe comunicar puede hacer toda la diferencia para mantener a su equipo unido y obtener buenos logros.

Aquí van algunos principios de la comunicación que debes tomar en cuenta:

  1. Tu comunicación debe de ser personalizada. Los mensajes no son los mismos para todo mundo. Estudia quiénes serán tus escuchas. A ciertas personas les gustan los detalles y a otras los datos concisos y directos. Pon atención a lo que te dicen y construye la comunicación de acuerdo a la personalidad de cada uno.
  2. Escucha de forma activa. Éste es uno de los puntos más importantes en una comunicación. Tu actitud y tu lenguaje corporal le deben decir a la persona que se está comunicando contigo, que estás interesado en lo que te está diciendo. Haz contacto visual.
  3. Espera a que el otro termine de hablar. Si estás ansioso y esperando que haya un momento en la conversación en donde entres a dar tu punto de vista, no estás escuchando, permite que el otro termine de hablar sin apresurarlo.
  4. Haz preguntas sencillas. Se aprende más cuando se hacen preguntas sencillas y abiertas que le permitan a la persona contestar de manera fluida. Por qué, qué, cómo, cuándo, dónde, siguen siendo la regla de oro en cualquier conversación. Si haces las preguntas correctas, tendrás las respuestas correctas.
  5. Muéstrate educado. Mientras la persona está hablando no revises tu teléfono, no contestes llamadas ni mensajes. Demuestra el respeto que le tienes a tu interlocutor.
  6. Aprovecha la fuerza de la palabra “yo”. La comunicación es más directa si evitamos hablar de hechos consumados y acusaciones. Por ejemplo en lugar de decir “ustedes no han hecho nada” puedes decir: “Yo veo que falta mucho por hacer y estoy preocupado por ello”.
  7. Pon atención a tu lenguaje corporal. Observa qué están diciendo tus movimientos: si eres receptivo o si estás a la defensiva. El 50% de lo que comunicas lo haces con el cuerpo.
  8. Observa tu tono de voz. Ve que corresponda con lo que estás diciendo si quieres que el mensaje se reciba claramente.
  9. Evita los sarcasmos. Son altamente negativos y generalmente terminan construyendo muros que no permiten la comunicación.

Si practicas estos principios tendrás una comunicación más clara y con mejores resultados para tu equipo.

¿Por qué se respeta a un líder?

equipo
Eres un líder al que los empleados respetan ¿porque lo tienen que hacer o porque te lo has ganado?

Muchos líderes piensan que por el solo hecho de ser jefes o autoridades, sus subordinados les deben respeto automático y marcan una distancia con ellos. Esta actitud muchas veces produce lo contrario. Marcar una posición de líder a través del miedo es un gran error que solamente traerá problemas. El miedo mata la creatividad, nos hace  retraídos, anula la participación y baja la productividad del grupo.

Hoy en día los empleados buscan en el líder a alguien trasparente, justo, comprensivo, empático y consciente. El grupo debe de sentirlo al mismo nivel que ellos, que dedique el mismo tiempo de trabajo que el resto del equipo. Los mejores líderes son los que dedican tiempo a reforzar su inteligencia emocional.

“Los mejores líderes son los que trabajan con su inteligencia emocional”.

Un buen líder es el que se baja de su pedestal y se pone al nivel de los miembros de su equipo. Los empleados quieren ver que entra con ellos a resolver los problemas y le invierte el mismo tiempo y esfuerzo que ellos. Para ganarse el respeto de sus empleados el líder tiene que escuchar con atención lo que le están diciendo.

“No tiene sentido contratar a alguien competente para decirle que es lo que debe hacer. Contratemos a alguien para que nos diga que debemos hacer”
Steve Jobs.

Puntos importantes para ser un buen líder:

  1. Permite que tus empleados crezcan. Una forma de incrementar su creatividad es permitiéndoles hacer propuestas con libertad.
  2. Demuestra a tus empleados que respetas su trabajo y su persona.
  3. Aprende a manejar el conflicto, no evadas los problemas.
  4. Sé congruente no des órdenes que se contradigan.
  5. Habla siempre con la verdad. Si te descubren diciendo una mentira, perderán toda la confianza y el respeto que te hayas ganado.
  6. Respétate y ellos te respetarán.
  7. Comparte lo que has aprendido y discute con ellos diferentes puntos de vista.
  8. Mantén abierto un canal de comunicación.
  9. Reconocer que eres vulnerable no te hace débil, todo lo contrario, te muestra humano y cercano a ellos.
  10. Sé auténtico y transparente. Si tus empleados te perciben genuino eres digno de confianza.

Te recomendamos el siguiente video: Why good leaders make you feel safe

http://www.ted.com/talks/simon_sinek_why_good_leaders_make_you_feel_safe