Creatividad, dinero y nuevas perspectivas

 
El dinero es una de las mejores invenciones del hombre y a la vez una de las peores amenazas para la humanidad.

A lo largo de la historia las sociedades utilizaron piedras, conchas, oro, ganado o, como en el caso de México, granos de cacao, para intercambiar objetos y materias primas. Trasladado a los tiempos actuales, nosotros y nuestras actividades somos sujetos de intercambio.

Si quieres dejar de preocuparte por el dinero, pregúntate: ¿Qué es lo que quiero hacer que realmente me emocione? ¿Podemos convertir nuestras palabras, pensamientos y conocimientos en un elemento para intercambiar por algo que deseamos? La respuesta obvia, es sí.

Si realmente quieres tener una vida plena, empieza hoy a ocuparte por hacer cosas que te importen y déjate de preocupar por el dinero.

Muchas personas destacadas lo han hecho por siglos. Pensemos en Leonardo Da Vinci. Intercambió su destreza para representar la realidad y la belleza, por bienes que le permitieron seguir creando. Entonces, ¿por qué nosotros no lo hacemos con nuestro trabajo?

Sí, el dinero es importante, tenemos que cubrir nuestras necesidades primarias, mas si queremos logros importantes, cambiemos el enfoque. Los grandes millonarios, más que preocuparse por hacer más dinero, se enfocan en proyectos que les proporcionan el placer de lograr determinadas metas y en consecuencia generan más dinero.

Los grandes sueños no son sólo visiones; para que se materialicen usemos las estrategias adecuadas que nos permitan llevarlos a término. Cuando nos enfrentamos a situaciones difíciles y en ocaciones amenazantes, hay que persistir y si es necesario volver a empezar. Con pasión y creatividad, podremos resolver los problemas más complicados. La pasión y la creatividad abren puertas, nos ayudan a encontrar nuevos caminos.

En la plática de TED, The unexpected benefit of celebrating failure, Astro Teller, directivo de Google X Laboratories, habla de esa visión diferente. https://www.youtube.com/watch?v=2t13Rq4oc7A

¿Qué hacen los líderes exitosos el lunes por la mañana?

 
Los líderes exitosos establecen hábitos que los ayudan a clarificar sus ideas y lograr sus metas. Algunos los practican el lunes de cada semana; tú puedes establecerlos cuantas veces quieras de acuerdo a tus necesidades.

Rutina para practicar en casa

  • Levántate temprano. Pon el despertador un hora más temprano de la hora a la que te levantas normalmente. Los líderes exitosos se despiertan temprano para poder tener tiempo de revisar y organizar su día. El éxito se obtiene a base de esfuerzo continuo y sistemático.
  • Medita, empieza con cinco minutos. Los líderes practican la oración y/o  la meditación temprano en la mañana para visualizar cuáles son las metas que quieren lograr. Empieza por meditar cinco minutos y ve aumentando hasta que llegues a 30 minutos por sesión.  Lo puedes hacer concentrándote en tu respiración, en tu ritmo cardiaco o con una meditación guiada en un audio. En YouTube hay mucho material gratuito de acuerdo a lo que que tú necesites. También hay apps para tu smart phone o tableta. Es cuestión de práctica, el buen desempeño se obtiene mediante la repetición. Algunas formas de meditación incluyen un mantra, que es una palabra que repetimos una y otra vez  hasta bajar el ritmo de nuestra respiración.
  • La motivación es la llave para lograr tus propósitos. Los líderes se motivan leyendo material que los inspira, escuchando cintas o viendo videos de entrenadores como Tony Robbins. Quince minutos son suficientes para enfocarte y lograr lo que quieres. Esta liga a un audio gratuito puede servirte para éste propósito. Está  en inglés claro y fácil de entender. Regálate tiempo para pensar, sentir, hacer, planear. Tienes que tener tiempo para ti para hacer el cambio que necesitas.

         http://tr-training.s3.amazonaws.com/UEDay2HrofPwr.mp3

  • Aliméntate con comida que te proporcione energía. Una taza de café, un pan o una barra energética no son un buen desayuno. En la mañana necesitamos consumir proteína para tener suficiente energía que permita a nuestro cerebro funcionar adecuadamente. Los carbohidratos nos producen sueño así que hay que alejarse de ellos en la mañana.
  • Activa tu cuerpo con un poco de ejercicio y oxigenar tu cerebro para que tus células estén listas para las actividades del día. No es necesario que vayas al gimnasio. En tu casa con un poco de disciplina, puedes hacer ejercicio si sigues algún video o rutina que encuentres en internet. Una opción es WebMd:

         http://www.webmd.com/fitness-exercise/ss/slideshow-no-gym-workout

Los programas de ejercicio para mantenerte en forma recomiendan 30 minutos de ejercicio tres veces por semana y caminar 10,000 pasos diarios (incluidos los que haces en tu casa, la oficina, el centro comercial, etc.) que pueden medirse con un podómetro que descargas en tu celular y te mantiene al tanto de cuanto has caminado durante el día.

Rutina para practicar en la oficina

  • Conéctate frente a frente con tu equipo. Muchas decisiones se comunican a través de correo electrónico o por video conferencias. Las reuniones especialmente en las que se toman decisiones importantes, deben ser presenciales.

Steve Jobs el CEO de Apple estableció reuniones presenciales  el lunes en la mañana para tratar los asuntos importantes: “En la era digital es importante verse de frente, hacer contacto visual, limar asperezas, gritarse o abrazarse para saber qué es lo que sentimos o qué estamos pensando”.

  • El lunes en la mañana sólo se atienden los correos electrónicos urgentes. Hay aplicaciones que establecen la premura; se pueden instalar en la computadora o en el teléfono celular y evitar perderse en un mar de correos.

Algunas ideas fueron tomadas del artículo 7 Monday Morning Habits Of Highly Successful People, de Rada Francis, en el sitio lifehack.org.

 

Metas inteligentes

 
Al principio de cada año muchas personas escriben una lista de buenos propósitos. Tiempo después se sorprenden porque nada de lo que se propusieron ha ocurrido.

SMART Goals (metas inteligentes) se llama al sistema de guías que sirven para definir metas y seguir los avances en un proyecto determinado. Viene de las siglas en inglés: Specific (específica), Measurable (medible), Achievbable (realizable), Relevant (relevante), Timed (programables). Han sido utilizadas principalmente para medir el desempeño de los miembros de un equipo de trabajo en empresas o en instituciones educativas. Puede hacerse también de forma individual para lograr un proyecto personal. Compartir los logros ayuda a que veamos nuestros errores y aciertos para mejorar nuestro desempeño cuando intentamos fijarnos nuevas metas.

¿Qué debemos de hacer para lograr nuestras metas?

En primer lugar, ponerlas por escrito, tenerlas a la vista y revisarlas periódicamente.

Específicas (Specific). ¿Qué es exactamente lo que queremos hacer? Es indispensable definir la meta y no perderla de vista.
Cuantificables (Measurable). Para saber que estamos en camino a lograrla, tenemos que poder medir si hemos avanzado y qué tanto.
Alcanzables, realizables (Achievable). Debemos enfocarnos en algo que sea realista. Tratar de lograr más de lo que realmente podemos, sólo nos desgastará y hace que abandonemos el proyecto.
Importantes (Relevant). Es necesario definir que tan importante es para nosotros lograr esa meta y ponernos a trabajar en ella.
Programables (Timed). Nuestras metas deberán tener una fecha de arranque y un fecha de terminación. Tener una fecha límite “deadline” nos impulsa a continuar y acelerar el paso.

Cuando definimos una meta y nos enfocamos en lograrla, nos recargamos de energía, observamos el panorama desde otro punto de vista y estamos listos para enfrentar nuevos retos.

Recordemos que si el planteamiento de las metas no lo hacemos por escrito, es poco realista. Con demasiadas expectativas y poca claridad, es probable que nuestros propósitos no pasen de ser buenos propósitos de año nuevo.

El coyote y el correcaminos

coyote_bye

 
¿Recuerdan esas caricaturas animadas del coyote y el correcaminos, en donde el primero está tan obsesionado con atrapar al ave, que se mete el pie y cae en la trampa? El coyote pierde demasiado tiempo y energía tratando de adelantarse a las acciones del correcaminos, que olvida por completo cuál es el propósito final de lo que está haciendo.

Es humano y comprensible enfocarse de lleno en la competencia. Todas las empresas chicas o grandes tienen un correcaminos al que hay que atrapar. Pero, ¿qué tal si la competencia no es el reto más grande a superar? ¿qué tal si el miedo al fracaso, la complacencia con los clientes, la necesidad de mantener un determinado status o defender un producto deficiente, son los enemigos a vencer?

La meta final no es vencer a la competencia, es algo más grande. Hay que enfocarnos en el propósito final para evitar ser nuestro propio enemigo.

Tomado de Where Wile E. Coyote Went Wrong, de The Story of Telling.