Aprendiendo del líder

 
A lo largo de la historia han existido maestros que han formado discípulos que cambiaron el rumbo de la historia. En la actualidad a esos hombres  se les reconoce cómo los líderes que han cambiado empresas, universidades, organismos internacionales, gobiernos, etc.

Seguramente conoces a alguien así. Obsérvalo y aplica en ti lo que despierte tu líder interior.

El líder permite la cercanía

Estudia los movimientos de un líder al que admires, y que tengas cerca. Observa cómo se mueve y califica sus movimientos: cómo es percibido por los demás y qué tanta apertura tiene para que se acerquen a él y le hagan preguntas, le soliciten tiempo en privado, etc. Por lo general caminan despacio, pareciera que nada les preocupa en ese momento; dan tiempo para que quien necesita algo pueda acercarse.

Trata de reproducir lo que encuentres aplicable a tu vida.  Pide a un amigo o a un compañero de trabajo, que te diga cómo te ves cuando caminas en el escenario, cómo te mueves. Auto-obsérvate y haz conciencia de tus movimientos.

El líder escucha

En estudios hechos en la Escuela de Negocios de Yale, se descubrió que aproximadamente “25% de los que dirigen tienen serios problemas para escuchar a su equipo”. Saber escuchar es una cualidad fundamental en un líder verdadero y pocos le dan la importancia que tiene.

Por lo general cuando estamos en una reunión de trabajo, queremos ser los primeros en hablar para exponer nuestras propuestas y demostrar que tan brillantes somos. No escuchamos, no tenemos una actitud receptiva que nos aporte nuevos puntos de vista a partir de las ideas de los demás.

Para Simon Sinek, experto en liderazgo, asesor de empresas y organismos del Gobierno en los Estados Unidos:El líder primero escucha y después habla. El líder respeta y aprende de las propuestas de su equipo”. Esto da la sensación a los que han expuesto sus ideas, de estar contribuyendo al trabajo del equipo.

Escucha a los demás y espera a que sea tu momento de intervenir.

El líder inspira a su equipo

Diariamente tenemos oportunidades que nos inspiran a ser más productivos y eficientes. Un líder sabe aprovechar estas oportunidades, las transmite y refuerza la moral de los miembros de su equipo.

Tú también tienes esa opción, inspira a tu equipo y reconoce sus logros. Haz preguntas cuando sea pertinente y trata de entender por qué tienen esa opinión y qué hay detrás de esos conceptos.

Recuerda las palabras del famoso basquetbolista, Michael Jordan: ”Algunas personas quieren que algo ocurra, otras sueñan con que pasará y otras hacen que suceda”.

¿Cómo puedo crear un ambiente de confianza en mi equipo de trabajo?

 
En una empresa tiene que existir antes que nada un ambiente confiable para quienes trabajan ahí. Los miembros de un equipo que se siente seguro,  participan y hacen suyo el proyecto que les ha sido confiado.

Un buen líder deja de dar órdenes y se involucra en el trabajo de equipo: hace preguntas, escucha propuestas y participa con la gente.

  1. ¿Cómo puedo ayudar? Cuando realmente estás comprometido en ayudar a otros, se crea un efecto de repetición como el de las ondas que se forman en un lago cuando lanzamos una piedra. Si te sienten involucrado trabajarán con más pasión. Para que haya un efecto motivador tienes que cumplir tu palabra y realmente ayudar a sacar el proyecto adelante.
  2. Confío en tu decisión”. Para crear confianza debes demostrar que los apoyas y tomas en cuenta su opinión.
  3. ¿Qué podemos cambiar para tener un mejor resultado? Para que el proyecto tenga éxito, deberás: estar en contacto con el trabajo pesado y cotidiano, conocer mejor la situación y contribuir con tus comentarios. Esto será importante para el logro de los objetivos.
  4. ¿Cuál crees que es nuestra mayor cualidad como empresa? ¿Cuál es tu mayor cualidad cuanto trabajas en equipo? Si conoces las capacidades y talentos de cada persona en tu equipo podrás hacer propuestas que ayuden a alcanzar la meta deseada.

Los verdaderos líderes son los que conocen a su gente. Son los que escuchan, preguntan y reconocen el éxito. Éstos son los líderes  a los que todos queremos seguir.

Hablar como líder: la fuerza de la representación

 
¿Empleas elementos de actuación cuando estás presentando?

Liderazgo es actuación, representación, desempeño. Nunca más evidente que cuando hacemos una presentación.

Cuando te encuentras ante los accionistas de tu empresa o a los directivos de la organización, tienes que ser la estrella principal de la obra. Los líderes exitosos son actores natos que intuyen y conocen el valor de la actuación; desarrollan bien su rol e inspiran a otros para que puedan desempeñar el papel que les corresponde.

Tus habilidades para tener un buen desempeño actoral no cuentan solamente cuando estás en el escenario. Siempre que interactúas con otros, tienes los reflectores sobre de ti. La gente te juzga por la forma en que hablas, el tono de tu voz, la forma como te mueves y la manera en que respondes a las preguntas del público.

Si quieres aumentar tus habilidades de líder, aprende a comunicar tu mensaje, a conectarte con la audiencia, a usar tu voz y a manejar el lenguaje corporal.

  1. Desarrolla tu talento natural de líder. En una encuesta reciente que hizo la empresa Prezi, cerca del 70% de los entrevistados respondieron que saber comunicarse con la audiencia es un elemento vital para el buen desempeño profesional. Y en otro estudio, realizado por el Harvard Business Review, se encontró que las empresas que buscan personal, incluyen como requisito indispensable que se tengan conocimientos sólidos de comunicación y manejo de herramientas para presentaciones. Otro artículo del HBR, lo dice todo en el título: “Liderazgo es conversación”.  Cuando te presentas en público estás revelando quién eres.
  2. Hablar en público es solo una representación más. Todos desempeñamos diferentes roles a diario: en la empresa actuamos con nuestro equipo de trabajo de una manera, en un evento social interactuamos de otra y con el empleado de una tienda en un centro comercial, de otra. Entre más pronto comprendas que una presentación, aunque sea ante un público numeroso, es una actuación como cualquier otra, más rápido te liberarás de esa presión que no te permite actuar de forma natural. Para que el contenido de tu plática sea creíble, la audiencia te tiene que percibir natural, relajado y seguro de lo que estás diciendo.

El conocimiento y la experiencia ya la tienes, ahora deja que tu talento natural salga a la superficie. Con práctica lo podrás lograr.

 

¿Por qué se respeta a un líder?

equipo
Eres un líder al que los empleados respetan ¿porque lo tienen que hacer o porque te lo has ganado?

Muchos líderes piensan que por el solo hecho de ser jefes o autoridades, sus subordinados les deben respeto automático y marcan una distancia con ellos. Esta actitud muchas veces produce lo contrario. Marcar una posición de líder a través del miedo es un gran error que solamente traerá problemas. El miedo mata la creatividad, nos hace  retraídos, anula la participación y baja la productividad del grupo.

Hoy en día los empleados buscan en el líder a alguien trasparente, justo, comprensivo, empático y consciente. El grupo debe de sentirlo al mismo nivel que ellos, que dedique el mismo tiempo de trabajo que el resto del equipo. Los mejores líderes son los que dedican tiempo a reforzar su inteligencia emocional.

“Los mejores líderes son los que trabajan con su inteligencia emocional”.

Un buen líder es el que se baja de su pedestal y se pone al nivel de los miembros de su equipo. Los empleados quieren ver que entra con ellos a resolver los problemas y le invierte el mismo tiempo y esfuerzo que ellos. Para ganarse el respeto de sus empleados el líder tiene que escuchar con atención lo que le están diciendo.

“No tiene sentido contratar a alguien competente para decirle que es lo que debe hacer. Contratemos a alguien para que nos diga que debemos hacer”
Steve Jobs.

Puntos importantes para ser un buen líder:

  1. Permite que tus empleados crezcan. Una forma de incrementar su creatividad es permitiéndoles hacer propuestas con libertad.
  2. Demuestra a tus empleados que respetas su trabajo y su persona.
  3. Aprende a manejar el conflicto, no evadas los problemas.
  4. Sé congruente no des órdenes que se contradigan.
  5. Habla siempre con la verdad. Si te descubren diciendo una mentira, perderán toda la confianza y el respeto que te hayas ganado.
  6. Respétate y ellos te respetarán.
  7. Comparte lo que has aprendido y discute con ellos diferentes puntos de vista.
  8. Mantén abierto un canal de comunicación.
  9. Reconocer que eres vulnerable no te hace débil, todo lo contrario, te muestra humano y cercano a ellos.
  10. Sé auténtico y transparente. Si tus empleados te perciben genuino eres digno de confianza.

Te recomendamos el siguiente video: Why good leaders make you feel safe

http://www.ted.com/talks/simon_sinek_why_good_leaders_make_you_feel_safe

El líder y la comunicación

Young businessman explaining document to colleagues in creative office

La forma en que nos comunicamos para ser vistos como líderes es importante. Intervienen el tono, la voz, el lenguaje corporal, el vocabulario y algunas cosas más. Tener un líder que se sabe comunicar puede hacer toda la diferencia para mantener a su equipo unido y obtener buenos logros.

Aquí van algunos principios de la comunicación que debes tomar en cuenta:

  1. Tu comunicación debe de ser personalizada. Los mensajes no son los mismos para todo mundo. Estudia quiénes serán tus escuchas. A ciertas personas les gustan los detalles y a otras los datos concisos y directos. Pon atención a lo que te dicen y construye la comunicación de acuerdo a la personalidad de cada uno.
  2. Escucha de forma activa. Éste es uno de los puntos más importantes en una comunicación. Tu actitud y tu lenguaje corporal le deben decir a la persona que se está comunicando contigo, que estás interesado en lo que te está diciendo. Haz contacto visual.
  3. Espera a que el otro termine de hablar. Si estás ansioso y esperando que haya un momento en la conversación en donde entres a dar tu punto de vista, no estás escuchando, permite que el otro termine de hablar sin apresurarlo.
  4. Haz preguntas sencillas. Se aprende más cuando se hacen preguntas sencillas y abiertas que le permitan a la persona contestar de manera fluida. Por qué, qué, cómo, cuándo, dónde, siguen siendo la regla de oro en cualquier conversación. Si haces las preguntas correctas, tendrás las respuestas correctas.
  5. Muéstrate educado. Mientras la persona está hablando no revises tu teléfono, no contestes llamadas ni mensajes. Demuestra el respeto que le tienes a tu interlocutor.
  6. Aprovecha la fuerza de la palabra “yo”. La comunicación es más directa si evitamos hablar de hechos consumados y acusaciones. Por ejemplo en lugar de decir “ustedes no han hecho nada” puedes decir: “Yo veo que falta mucho por hacer y estoy preocupado por ello”.
  7. Pon atención a tu lenguaje corporal. Observa qué están diciendo tus movimientos: si eres receptivo o si estás a la defensiva. El 50% de lo que comunicas lo haces con el cuerpo.
  8. Observa tu tono de voz. Ve que corresponda con lo que estás diciendo si quieres que el mensaje se reciba claramente.
  9. Evita los sarcasmos. Son altamente negativos y generalmente terminan construyendo muros que no permiten la comunicación.

Si practicas estos principios tendrás una comunicación más clara y con mejores resultados para tu equipo.

Comunicación negativa

Arguing.

Los líderes exitosos hablan positivamente, combinan confianza con moderación y se expresan desde el corazón para inspirar a otros al cambio.

Te compartimos frases y situaciones que los verdaderos líderes evitan:

  1. Siempre lo hemos hecho así. Los líderes exitosos no pierden su tiempo conservando una rutina ancestral. En vez de eso se preguntan ¿por qué? Se preocupan por avanzar al siguiente nivel. Renuevan patrones si es necesario y siguen adelante.
  2. Honestamente, a decir verdad, son frases que aparentan reflejar honestidad pero no son más que una pérdida de tiempo. Cuando alguien te dice ”yo soy muy honesto” empiezas a dudar de él. No utilices esta muletilla, si quieres ser honesto sé directo y di las cosas como son para ti.
  3. No es mi problema. A los verdaderos líderes les encantan los retos que los enfrentan a problemas y y se enfocan a dar soluciones exitosas. No les importa llevarse el crédito y prefieren el respeto de su equipo por encima de un momento de reflectores.
  4. Evitan los sobrenombres e insultos cuando se refieren a otros. Las murmuraciones no son parte de su DNA. Se enfocan en lo positivo y saben que su influencia en el equipo es producto del trato respetuoso que le dé a cada uno de ellos.
  5. Eso es imposible. Algunas personas tienen una habilidad innata para destrozar los sueños de los demás. Los líderes exitosos no se intimidan ante la duda y se convencen de que se puede lograr. Les gusta explorar lo imposible y se rigen por el “yo puedo” y “cómo si”.
  6. Las cosas son como son. Estas son las palabras de los que viven convencidos de que no es posible cambiar el orden establecido. Sin embargo se sí pregunta: “qué pasa si…”. No pone límites y se enfoca en lo que puede cambiar.
  7. Yo trabajo solo. Quien quiera progresar sabe que los resultados multiplican su potencial al trabajar en equipo. El líder no se inhibe si tiene que decir que no sabe algo o que necesita ayuda para seguir adelante.
  8. Estoy harto de esta situación. Un buen líder sabe que las quejas sólo le restan energía y en lugar de reclamar a los demás busca una solución para resolver el problema.
  9. No me importa lo que digan ustedes. Un buen jefe toma en cuenta la opinión de sus subordinados, se conecta con ellos y busca satisfacer sus necesidades.

La próxima vez que vayas a usar una de estas frases, evítala, aplica lo contrario y estarás en camino a ser un líder exitoso.