Captura la atención de tu audiencia

 
A lo largo de dos años de nuestro blog te hemos dado diferentes recomendaciones para que tu presentación sea un evento memorable.

Hacer una lista de los puntos que debes considerar en tu presentación (para tenerla a la mano por si algo se te dificulta), te ayudará  a estar más seguro cuando estés ante tu audiencia.

Los puntos que debes de tener en cuenta son:

  1. Plántate ante el público. Ánclate al piso. Tus pies y el resto de tu cuerpo se sienten estables, fuertes, conectados al centro de la tierra.
  2. Mantente erguido, ya sea de pie o sentado. Visualmente es importante que te sientas con autoridad para que lo que dices sea tomado en cuenta.
  3. Respira desde el diafragma, despacio y con calma. Aspira y controla tus exhalaciones para empezar y terminar las frases con un ritmo que permita que se comprendan claramente.
  4. Controla el ritmo de tu plática, marca el ritmo de tus palabras de acuerdo a lo que estás diciendo. No corras. Aprovecha la oportunidad de estar juntos.
  5. Mantén tus sentidos alertas al 100%. Escucha con los ojos, siente las reacciones de tu audiencia, responde con todo tu espíritu.
  6. Enfoca tu energía hacia tu público; es lo más importante en este momento. Sumérgete en tu mensaje y transmite lo mejor de ti. Las presentaciones tienen elementos que se manejan en las artes escénicas. Los actores se entregan a su público para que el mensaje sea bien recibido.
  7. Haz contacto visual mientras cuentas una historia. Los presentadores siempre cuentan una historia, la de su proyecto. El storytelling es el elemento con el cual haces que tu público se quede con la parte medular de tu conferencia.
  8. Confía en el poder del silencio. Cuando es utilizado correctamente, en el momento adecuado, la pausa que se impregna en tus oyentes. Al mismo tiempo que dices: ”tengo confianza en lo que estoy diciendo”.

Siempre puedes añadir u omitir algún punto, según consideres que es lo que funciona para ti. Respira, cuenta: 5, 4, 3, 2, 1.  El público te espera.

Herramientas de comediantes

 
Los comediantes que practican el stand up, parece que actúan relajados, que simplemente se suben al estrado y comienzan a presentar su sketch. No hay pantalla, bullet points ni conteo del tiempo. El comediante lo único que tiene que hacer es hablar y mantener al público entretenido.

Detrás de eso, hay muchas horas de practica y el dominio de varias técnicas, además de poseer un particular sentido del humor que la audiencia disfruta. Recordemos a los cómicos de diferentes tiempos: Charlie Chaplin, los hermanos Marx, Cantinflas, Woody Allen, Mr. Bean, etc. Los buenos comediantes no sólo hacen reír a su público: mantener su atención, evitan que divaguen en otros pensamientos y les dejan un mensaje. Lo mismo hace un presentador en una conferencia aunque no haga chistes. Las bromas (si es que las hay), deben de ser lo suficientemente sutiles y mantenerse lejos del sarcasmo.

Aprende algunos de los secretos que los comediantes utilizan para provocar risa:

  1. Trabajan las emociones y crean un vínculo con su audiencia. Empiezan con una historia que los identifique con el público Tú puedes aprovechar los primeros minutos de una presentación o de una junta de trabajo, compartiendo una historia que te ponga en la  distancia adecuada pero que les permita identificarse contigo.
  2. Utilizan su voz para plasmar una imagen en la mente de los oyentes. Los comediantes se basan en su voz para transportar al público a diferentes lugares y épocas. Se aseguran de tener un micrófono potente que les permita utilizar diferentes tonos de voz, desde un murmullo hasta un grito. Un buen micrófono puede hacer toda la diferencia para que el público escuche bien y se mantenga interesado. Y,si además estás utilizando imágenes, el manejo de la voz te ayudará a reforzar el contenido de lo que está en la pantalla.
  3. Hacen uso del lenguaje corporal, porque es una poderosa herramienta. En este blog hemos hablado varias veces del lenguaje corporal. Analizado desde el punto de vista de los comediantes, nos da una perspectiva diferente. Los actores de comedia  tienen al lenguaje corporal como la segunda herramienta en importancia que les permite reforzar su mensaje. No tenemos que exagerar los movimientos y gesticulaciones cuando hablamos; la intención es que nos sirvan para enfatizar lo que estamos diciendo. Cuando estés practicando, utiliza un objeto que se parezca a un micrófono de mano o de pedestal, según sea el caso del que vayas a utilizar en tu presentación, para que una vez que estés frente a tu audiencia sepas cómo hablar con esta herramienta.
  4. Estructuran su discurso. Los comediantes organizan su historia de manera que les permita ir hacia adelante y regresar a una cita o a un punto con el cual tengan un cierre memorable. Si es un buen actor, el público después de unos minutos de escucharlo, estará familiarizado con las historias y éste es el momento para repetir la idea central y dejarla bien anclada en la mente de la audiencia.

La próxima vez que veas a un cómico en escena, obsérvalo con detenimiento y trata de descubrir los secretos con que cautiva a su público, para que los puedas aplicar a tu siguiente proyecto y ser un presentador sobresaliente.

Voz y dicción en una presentación

 
¿Alguna vez te han dicho: “Eres más inteligente de lo que pareces”? En lugar de enojarte, analiza quien te lo dice y porqué.

Tu voz es lo que importa más cuando estás con alguien por primera vez o en una presentación. Es tal vez más importante que cómo te ves físicamente. Esto se atribuye a la evolución que ha tenido la humanidad; nuestra voz es la herramienta que ha sido perfeccionada y pulida para la comunicación.

La paralingüística es parte del estudio de la comunicación humana que se enfoca en los elementos no lingüísticos que acompañan las emisiones orales como el ritmo, el tono y el volumen de la voz. Estos elementos permiten que el oyente comprenda con mayor facilidad lo que se transmite, y por lo tanto, refuerzan el contenido de lo que se comunica. En una presentación, las señales paralingüísticas son las encargadas de transmitir la personalidad del presentador. Ante estas señales, la atención de quién escucha, se fija en lo que trasmite la voz.

Ahora que sabemos que la voz es un elemento importante en esa primera impresión o presentación, te damos ciertos elementos que te ayudarán a que tu voz sea una herramienta que trabaje a tu favor.

  • Utiliza una entonación más grave de la que generalmente utilizas. La gente asocia los tonos agudos con una actitud nerviosa, infantil o inmadura; todo lo contrario de lo que quieres transmitir. Sube tu tonalidad sin que llegues a impostar la voz, para que te perciban como una persona madura y segura. Subir el tono al final de las frases, se puede entender cómo pose. Y disminuir el volumen, cómo nerviosismo.
  • Evita las muletillas “éste”, “o sea”, ¿si? o la utilización de lugares comunes y pleonasmos: “Lo vi con mis propios ojos”, “El avión volaba por los aires”, etc. Las frases cantinflescas cómo “ahí está el detalle” muestran que quien las utiliza, tiene un lenguaje pobre, por lo que tuvo que copiarlas de alguien más.

La experta en comunicación Lisa B. Marshall sugiere que nos grabemos hablando o leyendo, cinco minutos diarios durante dos semanas para observar los vicios que tenemos para corregirlos.

  • Habla más rápido sin que se deje de entender lo que estás diciendo. Se estima que un buen ritmo son 150 palabras por minuto. Si evitas las muletillas y los lugares comunes, tu discurso será más rápido y comprensible.
  • Practica la lectura en voz alta. Elige un texto, paulatinamente ve aumentando la velocidad en las siguientes repeticiones. Si te quieres poner un reto mayor, lee un párrafo empezando en el final y terminado en el principio.Trata de que tenga sentido, a una velocidad media y sin hacer pausas.
  • Repite trabalenguas. Estos juegos de palabras sirven para calentar las cuerdas vocales antes de comenzar una presentación:

El cielo está encapotado,
¿quién lo desencapotará?
El desencapotador que lo desencapote,
buen desencapotador será.

O, uno más fácil:

¿Cómo quieres que te quiera
si quien quiero que me quiera
no me quiere como quiero que me quiera?

  • Inserta palabras en un párrafo y leelas en voz alta. Usa preposiciones de forma arbitraria como en el siguiente ejemplo: El zorro brincó la cerca del vecino, cuando llegaba a su casa. El zorro ante brincó con la cerca bajo del vecino, desde cuando en llegaba a su casa. La intención es que leas sin detenerte a entender lo que dice la frase y mantengas una buena dicción y ritmo.

Practica estos ejercicios y tendrás un mejor desempeño en tus próximas presentaciones.

Cómo ser un orador que influye

 
Con frecuencia hacemos presentaciones para: influir en una audiencia, dar a conocer un producto, un servicio, atraer posibles candidatos a un partido político o social, o para introducir nuevos cambios dentro de la empresa.
¿Qué características debe tener nuestra plática para que la audiencia se enganche con lo que estamos diciendo?

  • Credibilidad. Aunque nos cueste trabajo reconocerlo los oyentes tal vez están pensando, ¿por qué debo escuchar lo que dice esta persona? Para atraer su atención debemos contestar a esta pregunta en los primeros 60 segundos de la presentación. Habla de cuánto tiempo tienes trabajando en el campo, cuáles han sido tus logros y ofréceles información relevante que dé testimonio de tu experiencia.
  • Honestidad. Cuando nos falta confianza en nosotros mismos como presentadores, tratamos de sonar convincentes y nos ponemos una máscara para parecer seguros. El público rápidamente lo percibe y cuestiona lo que dices. Para lograr que la audiencia te escuche tienes que ser tú.
  • Vinculación. Ponte en los zapatos de tus escuchas, entiende qué es lo que necesitan escuchar y cómo necesitan escucharlo. Mientras hablas haz contacto visual, demuéstrales que estás ahí y que quieres contactarlos.
  • Acción. Algunos presentadores tienden a cometer dos errores gigantescos. Primero utilizan el contenido de su platica (diapositivas) cómo si fuera un escudo protector y segundo, hacen bromas constantemente para ver como está yendo la plática. Lo que en realidad deberían hacer es impactar a los oyentes con el tema y enfocarse en lo que quieren que la audiencia se lleve consigo a casa (The message to take home).

Estos cuatro puntos tienen un elemento en común: emoción genuina. Piensa en tu presentación cómo la oportunidad de mostrar quién eres y que sabes conectarte con la audiencia. Organiza tu presentación de tal manera que convenzas al público de lanzarse a la acción.